Lesiones Traumáticas del Cerebro

Ver también: Cómo Se Lleva un Caso de Lesiones Personales

Una lesión traumática cerebral es una lesión catastrófica en el sentido mas real. Las lesiones traumáticas cerebrales (TBIs) son lesiones que perturban el funcionamiento normal del cerebro, son ocasionadas por fuerzas externas más que por problemas internos como es el caso de un ataque fulminante. A diferencia de otros tejidos en el cuerpo, los tejidos en el cerebro no vuelven a crecer, lo que implica que cualquier tejido dañado o destruido por una lesión desaparece para siempre. Debido a que el cerebro controla todo lo que hacemos – movimientos físicos, emociones, sentidos, personalidad y pensamiento – esto puede tener un efecto devastador en las víctimas. Aunque la mayoría de las TBI son simples concusiones, los Centros Federales para el Control y Prevención de Enfermedades dicen que 50,000 TBI víctimas mueren por las lesiones cada año y 235,000 son hospitalizadas.

De hecho, las lesiones traumáticas cerebrales (TBI) son más comunes de lo que usted piensa --- el CDC estima que alrededor de 1.4 millones de americanos sufren una cada año, y alrededor de 5.3 millones requieren ayuda de por vida o ayuda a largo plazo en su vida diaria debido a una TBI. La causa más común de las TBI son las caídas, especialmente en niños y personas mayores, pero otras causas incluyen:

  • Accidentes en carro, camión o motocicletas
  • Lesiones deportivas
  • Golpes por o en contra de objetos duros
  • Asaltos con armas de fuego
  • Exposición a ondas explosivas (especialmente durante el servicio militar)

Las TBI son difíciles de diagnosticar debido a que no siempre dejan una herida visible. De hecho, muchos de los síntomas en las TBI toman algunos días en aparecer, razón por la cual las víctimas de TBI declinan el tratamiento después de un accidente. Desafortunadamente, esto causa problemas después de que se dan cuenta de qué ha pasado. No solo el tiempo es esencial al tratar las lesiones cerebrales, sino que muchas compañías de seguro toman el diagnóstico tardío como un signo que usted está siendo deshonesto acerca de sus lesiones. Aún cuando su médico esté de acuerdo en que existe un problema real, muchas aseguradoras pueden usar ese retraso como una excusa para negar la cobertura de una lesión cerebral en donde el tratamiento resulta muy caro. Esta es una de la razones por las cuales el Despacho Jurídico de P. Charles Scholle siempre le pide a sus clientes con una potencial lesión cerebral que vean a su médico inmediatamente para estar a salvo, aún cuando ellos se sientan bien.

Desde 1995, el abogado de Georgia especializado en lesiones Charles Scholle se ha especializado en representar a personas que han sido lesionadas por el descuido de otras. Durante este tiempo, él ha desarrollado gran experiencia en casos de lesiones graves, incluyendo demandas por lesiones cerebrales. Casos graves de lesiones cerebrales son legal y médicamente complejos, requieren que los abogados entiendan no solo la ciencia, sino también que sepan evaluar las demandas por daños tales como cuidado de por vida o a largo plazo y la pérdida de una carrera profesional. Charles Scholle tiene la experiencia necesaria para manejar estas demandas y un historial de resultados positivos que lo respaldan. Tal vez lo más importante es que él entiende que las víctimas de un accidente están pasando por una situación difícil, así que hace lo mejor para aligerar sus cargas explicándoles cada caso con claridad y a fondo, manteniendo una canal de comunicación claro permitiéndoles regresar a sus trabajos, familias y vida diaria.

Si usted cree o sabe que ha sufrido una lesión cerebral debido al descuido de otra persona, y le gustaría explorar sus opciones legales, Charles Scholle puede ayudarle. El representa a víctimas de accidentes en el área Metro de Atlanta y en todo el estado de Georgia desde sus oficinas en el Condado de Gwinnett. Para realizar una cita gratis y confidencial por favor póngase en contacto con su despacho en línea, correo electrónico o llamada gratuita al 1-866-972-528.