Daño a Menores

Ver también: Cómo Se Lleva un Caso de Lesiones Personales

Unos cuántos rasguños y moretones son parte del crecimiento – pero una lesión grave a un niño o a un adolescente no es algo normal o esperado. Cuando una lesión o muerte por negligencia golpea a un menor, presenta duras cuestiones legales y emocionales al terminar demasiado pronto con la vida de un menor o dejar que ese joven tenga que lidiar con traumas emocionales graves, lesiones o discapacidad de por vida. Desafortunadamente, los menores son estadísticamente más propensos a resultar heridos en los accidentes, en parte debido a que sus cuerpos son más pequeños y vulnerables y en parte debido que son más activos y menos defensivos que la mayoría de los adultos. Las lesiones que afectan mayormente a los niños incluyen:

  • Accidentes en vehículos automotores, bicicletas, caminando
  • Ataques de perros u otros animales domésticos
  • Lesiones por juguetes, equipos para bebés y otros productos de consumo defectuosos
  • Juegos de equipos deportivos organizados
  • Accidentes en albercas
  • Negligencia en la supervisión de adultos
  • Exposición al plomo u otras substancias venenosas

En el estado de Georgia aplican varias leyes especiales en relación a las demandas que involucran lesiones en menores. Algo muy importante es que la demanda del pequeño y la de sus padres se realizan legalmente por separado. El niño puede demandar por dolor, sufrimiento y cualquier otro gasto relacionado con el accidente que se pueda presentar hasta la edad de 18 años, mientras que los padres pueden demandar por el costo actual del tratamiento médico y la perdida en los servicios para el pequeño. La fecha límite normal de dos años para demandar (Estatuto de Limitaciones) en el estado de Georgia puede ser extendido o suspendido bajo ciertas circunstancias. Además, la ley en Georgia no permite que a un menor se le responsabilice por negligencia de la misma forma que a los adultos. Los pequeños de cuatro años o menos se presume son incapaces de cualquier negligencia, mientras que los jurados deciden la responsabilidad de pequeños de cinco a trece años bajo fundamento individual.

Casos de lesiones graves en menores son especialmente complejas debido que requieren un análisis de cómo les afectarán durante toda su vida. Un niño severamente lastimado puede necesitar alojamiento de por vida por una discapacidad, múltiples cirugías o años de terapia. También puede haber un componente de probable pérdida de ingresos en el futuro. Es esencial comprender la duración y los costos de estas cosas de tal forma que la demanda se presente en forma correcta. En casos de lesiones graves, no es inusual que la suma de estas lleguen a varios millones de dólares.

Desde 1995, Charles Scholle ha peleado por justicia y compensación financiera adecuada para los nativos de Georgia que han sido severamente lesionados por la negligencia o descuido de otra persona u organización. El cuenta con años de experiencia en el complejo sistema legal y médico que se involucra en los caso de lesiones graves, incluyendo casos de daño cerebral, parálisis y otras discapacidades permanentes. Debido a que el trabajo con personas lesionadas, entiende que los clientes llegan a él bajo tensiones físicas y emocionales. El y su equipo legal están comprometidos a ayudar a estos clientes a entender completamente su situación legal y sus opciones, manteniéndoles al tanto de los cambios importantes en su caso y consiguiéndoles la mejor compensación financiera posible.

Si un menor de edad que usted ama ha sufrido lesiones catastróficas debido al descuido de alguien mas, Charles Scholle puede ayudarle. El Despacho Jurídico de P. Charles Scholle sirve el área Metro de Atlanta y a todo el estado de Georgia desde sus oficinas principales en el Condado de Gwinnett. Y le ofrece una consulta gratis y confidencial a sus clientes potenciales. Para realizar una, usted puede contactar las oficinas legales de P. Charles Scholle en línea, por correo electrónico, o llamar al 404-891-9060 en el Condado de Gwinnett o llamada gratuita del todo el país al 1-866-972-5287.